Claudia Ruíz Gutiérrez

Una mente brillante...

Claudia estudió derecho y fué premiada con el reconocimiento Mariano Otero, a uno de los mejores promedios de la generación, de entre un total de 443 estudiantes en la Universidad de Guadalajara en 1990, con tan sólo 24 años de edad. 

Proveniente de una familia de abogados del lado paterno, su padre impulso su deseo por estudiar derecho y encontró una carrera que le permitió desarrollar sus capacidades, sensibilidad y fortaleza.

Formándole un carácter con una visión objetiva,  y actualmente defensora de los derechos humanos.

Defiende tu derecho a pensar, por que incluso pensar de manera errónea es mejor que no pensar

Hipatía de Alejandría

La acción consigue justicia.

Una lucha constante para hacer valer los derechos de los más vulnerables, que son todos los miembros de la familia y desde su perspectiva en especial los adultos mayores, es invitarles a analizar sus opciones legales, a detener el abuso recurriendo a tribunales e instituciones,  a usar las herramientas a su disposición y a tomar desiciones acertivas sobre temas como: Testar , denunciar y exigir sus derechos mostrandoles que al ausencia de acción puede tener un costo alto para sí y para toda la familia.

Los derechos a vivir en paz,
son un derecho no un privilegio

Conóceme,

Abogada, Tapatía, egresada de la Universidad de Guadalajara, postulante de los últimos 10 años en el área de Familia, apasionada de la vida, el derecho y la evolución psico-emocional del ser humano, fiel creyente de que el dialogo es necesario para humanizar y la salud mental para crecer y mejorar. Fundadora del Colegio de Abogados y Abogadas Especialistas en Derecho Familiar del Estado de Jalisco COEFAM, formó parte del consejo directivo por 9 años. Fue Presidenta del periodo 2016-2018, y actualmente conforma el Consejo Consultivo del COEFAM.

Mi interés en la familia y su complejidad me ha llevado a decidirme por una  preparación multidisciplinaria, con estudios en Administración de empresas, litigio foráneo en materia mercántil , de fianzas y certificada como mediadora por el IJA, así como  estudios en temas de: nuevas masculinidades, comunicación asertiva, mediación, lectura e interpretación de lenguaje no verbal,  igualdad y equidad, violencia familiar, alienación parental, salud mental y derechos humanos.

La familia es una estructura compleja, cuya paz depende de la armonía de sus miembros y el apoyo de su comunidad, necesita diversas herramientas que faciliten la estabilidad de cada una de las personas que las conforman; padres, madres, hijos, abuelos, tíos, hermanos, padrinos, adoptados e incluso los que se agreguen a estas estructuras en forma temporal pero con un lazo afectivo significativo.

 La defensa y protección de los derechos de cada uno de ellos, así como el funcionamiento armónico en su propia comunidad y el sentido de pertenencia y respeto de cada miembro de la familia, aunado a sus afectos, economía, salud integral, convivencia, crecimiento, educación y dignidad; refiriendome tanto a hombres como a mujeres y a cualquier otro género, sin importar origen, creencias, discapacidad o preferencias son el objetivo del ejercicio efectivo del derecho familiar y no siempre debe ser por medio de un litigio.

Estoy convencida que el equilibrio real entre hombres y mujeres es lo que hará que la familia tenga una oportunidad de crecimiento con paz y  es la única forma de brindar procedimientos legales justos “ La equidad de género ha sido publicitada como artículo exclusivo para las mujeres, pero también se aplica a los hombres, por eso la justicia es ciega” Art. 4º. Constitucional.

  Soy una abogada comprometida con la ética y el bienestar del ser humano en todos sus niveles de desarrollo,  el profesionista del derecho familiar, debe ser objetivo, pero también sensible y visualizar más haya, para aportar en la continuidad de vida digna de cada persona, como medio de paz, equilibrio y armonía para las familias.